Manuel Escribano: “Ha llegado la hora de la verdad”

0
2022

Manuel Escribano “Miras hacia atrás y parece que todo ha transcurrido en un suspiro, como si no hubiera pasado nada pero ya estoy de nuevo vestido de torero

El diestro de Gerena (Sevilla) Manuel Escribano está a punto de volver a vestirse de luces; atrás ha quedado el doloroso proceso de recuperación de la gravísima cornada sufrida el pasado 25 de junio en la plaza de Alicante, por lo que considera que de nuevo le “ha llegado la hora de la verdad”.

Escribano resultó alcanzado por un ejemplar de Adolfo Martín que le produjo severos destrozos vasculares y le ha tenido casi nueve meses en el dique seco.

“Miras hacia atrás y parece que todo ha transcurrido en un suspiro, como si no hubiera pasado nada pero ya estoy de nuevo vestido de torero”, ha explicado a Efe el matador sevillano antes de hacer el paseíllo en las Fallas de Valencia este domingo.

“Las sensaciones son de felicidad y satisfacción por haber conseguido algo que sabía que iba a costar tanto trabajo”, ha argumentado, reconociendo que “la prueba de verdad es ahora”.

Escribano quiso acelerar la reaparición en las primeras semanas que siguieron al percance; con la temporada prácticamente vencida se vio en la necesidad de parar y partir de cero: “Tenía prisas por reaparecer y no perder fechas pero si lo veo ahora me doy cuenta de que era ficticio y absurdo”.

“Sentía, creía… necesitábamos, desde los médicos hasta la cuadrilla y yo mismo, tener ese punto de inflexión; tener alguna excusa para no abandonar y aguantar todo lo que he aguantado”, ha aludido al tormento físico que ha acompañado su recuperación de las gravísimas heridas.

“Es que no encontraba paz en ningún momento; para aguantar eso, las durísimas horas de fisio, la reabsorción de sangre y de líquidos teníamos que tener un porqué y alguna meta; gracias a ese esfuerzo estoy a día de hoy como estoy”, ha señalado tras superar el proceso de ser operado por segunda vez.

“La recuperación empezó desde el minuto uno para reaparecer lo antes posible y al final, cogerlo tan a tiempo, machacar tanto a pesar de estar entonces tan débil ha sido vital para llegar a hoy” ha rememorado recordando que ha pulverizado el plazo inicial de dos años que le habían aventurado los médicos.

A pesar de las complicaciones de la cornada -una de las más graves de su carrera junto al percance de Sotillo de la Adrada en 2013- no guarda mal recuerdo del toro que le hirió: “Si no hubiera pasado lo que pasó habría marcado un antes y un después”, señala Escribano explicando que se trató de una de las tardes “más completas” de su trayectoria.

“Logré hacer a los toros las cosas que busco y sobre todo ese punto de más que hay que emplear con ese tipo de corridas”, ha asegurado.

En este punto se hace obligada la referencia al toro Cobradiezmos, marcado con el hierro de Victorino Martín, que el diestro de Gerena logró indultar en la Feria de Abril de 2016: “Ser capaz de indultar un toro así y que no acabe con tu carrera, estar a su altura, es muy difícil”, ha señalado al calificar al animal como “bravísimo y excepcional”.

“Había que hacerle las cosas muy bien, apostar muchísimo, confiar en uno mismo y ser capaz de llevar esa embestida y ese torrencial de bravura por donde había que llevarlo”, ha recordado.

El torero también ha valorado su reencuentro con el toro en el campo: “En ningún momento me sentí demasiado apurado o asustado; me vi casi como si no hubiera pasado nada pero cuando salga el de las puntas, con la presión de la plaza y me tenga que quedar en el sitio que me tengo que quedar es donde de verdad se verá todo”.

Álvaro Rodríguez del Moral/Agencia EFE

No hay comentarios

Dejar respuesta