A nuestro modo de ver, un mano a mano siempre debe, o debería, tener unas razones, un sentido, un porqué. Hay una rivalidad entre los acartelados, y el objetico siempre es el mismo, dilucidar cuál de los dos toreros es superior, o por lo menos cual, ese día, fue superior, quedó por encima del otro.
Es cierto que actualmente se celebran muchos mano a mano sin el menor sentido, incluso se han celebrado entre un rejoneador y un torero a pie. ¡Algo descabellado!
Todo esto viene a colación por el mano a mano anunciado en la feria de Algeciras, entre José Tomás y Miguel Ángel Perera. José Tomás es, sin duda, la máxima figura, porque es el único que siempre, o casi siempre, que se anuncia llena las plazas él solo, y Perera es una gran figura que, como todas las demás figuras del momento, quisiera ocupar el primer lugar. Por todo ello este mano a mano, para nosotros , tiene una razón de ser. Una gran figura que quiere ocupar el lugar de José Tomás, es decir, máxima figura. Los dos son grandiosos toreros, por lo que será un privilegio verles competir.
Pero naturalmente este mano a mano se celebra porque José Tomás lo ha aceptado, que ahora mismo es el mandón con matices, ya que torea muy poco. Miguel Ángel Perera nada puede perder aceptándolo, aunque en verdad tampoco lo necesita, pero si quiere ostentar el cetro del toreo enfrentarse a Tomás y salir triunfador le viene muy bien.
Ahora bien, este mano a mano tiene una particularidad que no me gusta, y que creo le resta importancia, y es que cada torero lleva sus toros, o por lo menos esa es la impresión cara al exterior. Me imagino que esto ha sido impuesto por la máxima figura. Si deciden enfrentarse dos figuras que sea con los mismos toros, todos de Cuvillo, todos de Jandilla, todos de Miura o de Victorino (esto es un decir), etc.

El maestro José Tomás ya se enfrentó a el Juli, en San Sebastián, en 2016, y ahora lo va a hacer a Miguel Ángel Perera. Bien, muy bien, y me gustaría mucho que siguiera en esa línea y se enfrentara a las demás figuras del momento, como son Enrique Ponce, Morante, Castella, Alejandro Talavante, Andrés Roca, etc., pero este mismo año, porque si decide enfrentarse cada dos años a una figura el gesto pierde casi toda su importancia, incluso puede que algunos cuando les llegue su turno ya se hayan retirado.
Por tanto el mano a mano de Algeciras bien venido sea, pero está algo devaluado al ser con toros diferentes, y si este mismo año hay otros mano a mano con Jose Tomas en ellos, mejor aun. De esta forma al final de temporada podríamos decir, ¡el maestro José Tomás es el emperador del toreo, o no!
Rafael Comino Delgado

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.