Madrid Puerta Grande para Miguel Ángel Perera, con un extraordinario lote de Puerto de San Lorenzo

0
3651

El diestro Miguel Ángel Perera salió a hombros por la Puerta Grande de Las Ventas al finalizar el festejo de hoy de la feria de Otoño de Madrid, en el que al extremeño le cupo en suerte un excelente lote de toros de Puerto de San Lorenzo que contribuyó en gran medida a su éxito.

FICHA DEL FESTEJO:

Cinco toros de Puerto de San Lorenzo y uno de Santiago Domecq (3º, sustituto de uno de los titulares devuelto por flojo), hondo, sin clase y manejable. La corrida salmantina fue muy desigual de volúmen y cuajo, así como de juego. Casi todos mansearon en los primeros tercios pero varios tuvieron un sobresaliente comportamiento ante la muleta, como fueron 1º, 4º y 6º.

Miguel Ángel Perera, de caldero y oro: estocada caída perpendicular y dos descabellos (oreja tras aviso); pinchazo y estocada trasera (oreja). Salió a hombros por la Puerta Grande.

Juan del Álamo, de grana y oro: dos pinchazos y estocada (silencio); estocada delantera (silencio tras aviso).

López Simón, de marfil y oro: pinchazo, media estocada desprendida y descabello (silencio tras aviso); estocada contraria que asoma, pinchazo y estocada desprendida (ovación tras aviso).

Entre las cuadrillas, saludaron tras banderillear al primero Curro Javier y Guillermo Barbero.

Sexto festejo de abono de la feria de Otoño, con más de tres cuartos de aforo cubiertos (19.455 espectadores, según la empresa.

SOLIDEZ FRENTE A BRAVURA

Miguel Ángel Perera consiguió ayer abrir por quinta vez en su carrera la preciada Puerta Grande de Las Ventas y usando nuevamente las armas que definen, sobre todo lo demás, su concepto del toreo: la solidez de su figura y el autoritarismo de su muleta.

Sobre esa base ha desarrollado el extremeño su trayectoria en el toreo y también las dos faenas que, con el justo y escueto premio de una oreja, les hizo hoy a sendos toros notables de Puerto de San Lorenzo que, probablemente, le ofrecieron un triunfo más rotundo y abultado.

Oreja y oreja, pues, fue el balance de Perera para avalar, reglamentariamente una salida a hombros sin unanimidad, en tanto que el segundo trofeo fue protestado por parte del público y el primero se concedió tras una estocada defectuosa. Pero, aparte de otras consideraciones, para ser redondos, a sus trasteos les faltó un punto más de brillantez y mayor fluidez en el trazo de los pases.

A pesar de su tosco volumen, el primero de la tarde fue el mejor toro de la corrida, porque, aunque mansote y desentendido en los primeros tercios, como es norma típica de su encaste “atanasio” rompió a embestir con bravura y entrega en cuanto se quedó a solas con su lidiador.

Bravo, sí, porque sólo con mucha bravura puede un toro responder a las altas exigencias que plantea la muleta de Perera, movida siempre a ras de arena y ante de los ojos de un animal al que no da una sola ventaja, pero tampoco un momento ni un metro de respiro.

Con pétrea solidez ligó así el extremeño unas cuantas tandas de pases por ambos pitones, a las que el “Caracorta” respondió con creciente celo, a pesar de que por momentos, por falta de remate final de los pases, el movimiento continuo de muleta y torero comenzó a embarullarse.

El cuarto, más fino de hechuras y con mucho cuello para descolgar, se comportó de manera similar en varas y banderillas, para después acudir de largo y con alegría a la apertura de faena de Perera en los medios con pases cambiados y adornos por bajo.

Esa prontidud y la inercia de sus embestidas fueron las mejores virtud del toro que embestió con menos de entrega que su hermano pero también respondió al tajante trato de Perera. Y así hasta que, tras varios minutos de pelea, se rajó camino de las tablas, al tiempo que caía también el nivel de la faena.

Aún quedaba por salir otro destacado toro del Puerto, como ese vareado sexto que, tras huir por todo el ruedo en los primeros tercios, también se envalentonó y se centró en la lidia en cuanto López Simón le fijó muy toreramente con la muleta.

Desde entonces, no dejó de repetir con docilidad y no poca clase al engaño del joven madrileño, que, poco afianzado y destemplado, se pasó media faena sin apurar su excelente pitón derecho.

Ya cuando el animal se atemperó, López Simón logró remontar y mejorar la situación, en el último tramo de un trasteo que además afeó con la espada, al igual que el empeñoso y anodino que le hizo al desclasado y manejable sobrero de Santiago Domecq.

Por su parte, Juan del Álamo se mantuvo precavido ante el peor de la corrida, el segundo en orden de lidia, que siempre le midió y se le ciñó con aspereza, para más tarde hacerle un trasteo de poco asiento y escaso mando al quinto, un zamacuco de 633 kilos que no tuvo más problemas que su escasa entrega, esa que, en cambio, derrocharon algunos de sus hermanos de camada.

 Agencia EFE

No hay comentarios

Dejar respuesta