Lopez Simon se lleva el mano a mano con dos orejas en Sevilla

0
151

López Simón ha alcanzado la meta del triunfo en su primera comparecencia ante la afición maestrante en esta feria. Su triunfo de dos orejas ha sido lo más destacado en el choque con el francés Sebastián Castella.

Se lidiaron toros de El Pilar, bien presentados y de variado juego, destacando sobre todo el cuarto, un gran toro.

Sebastián Castella, silencio tras aviso, silencio y silencio.

López Simón, silencio, oreja y oreja.

Dos tercios de entrada en tarde soleada de buena temperatura. Saludaron en banderillas Miguel Ángel Sánchez, Jesús Arruga y Vicente Osuna.

La tarde comenzó con un buen toreo a la verónica a cargo de Sebastián Castella, que imprimió lentitud a los lances en el primero de su lote. El toro fue medido en el caballo y Castella ligó con temple en la primera serie. También fue entonada la segunda. En la tercera se cambió la muleta a la zurda por la espalda, lo que hizo reaccionar al público con más fuerza. La siguiente serie al natural fue buena y comenzó a sonar la música. El toro se fue apagando y Castella acortó el terreno. Terminó con un circular y adornos. Pinchó antes de dejar una estocada trasera y tuvo que descabellar. Silencio.

El segundo de su lote manseó de salida y su lidia resultó desordenada. En el comienzo de faena sobresalió un cambio de mano y un pase de pecho. Castella ligó en la primera serie y el toro pareció responderle. La faena estuvo presidida por la corrección y tuvo muletazos buenos al natural pero faltó la emoción que no ponía el toro. Estocada trasera y silencio.

 

El quinto se le coló a Castella cuando intentaba abrochar el recibo de capa. Brindó al público y comenzó la faena en los medios con dos pases cambiados por la espalda, pero el toro le planteó problemas que dificultaron el lucimiento. Perseveró en el intento pero la faena no pudo tomar vuelo. El toro se echó al final de la faena. Mató de pinchazo y estocada.

 

El primero de López Simón se metió por dentro con el capote y el torero resolvió con oficio estas primeras oleadas. El toro derribó en el segundo puyazo y el madrileño comenzó aliviando por alto al de El Pilar. Rápidamente se quedó en el sitio para ligar los muletazos pero el toro no respondía como era debido, protestando y sin emplearse. López Simón siguió en su empeño pero tampoco con la izquierda la faena tomó vuelo. Mató de estocada y descabello y fue silenciado.

 

El cuarto fue pegajoso en el capote e impidió el lucimiento de López Simón en este primer tercio. Se lucieron en banderillas Miguel Ángel Sánchez y Jesus Arruga, que tuvieron que desmonterarse. El toro tenía más transmisión y en la primera serie López Simón llegó a los tendidos. La segunda fue más redonda y comenzó a sonar la música. La faena bajó un punto en la siguientes series diestras y volvió a subir cuando toreó al natural. Fueron tres tandas buenas que cambiaron el sino de la faena y descubrieron el excelente pitón izquierdo del toro de El Pilar. Mató de estocada y cortó una oreja.

 

En el sexto, López Simón toreó bien a la verónica. El sobresaliente Fernández Pineda hizo un quite por chicuelinas cerrado con buena media y el banderillero Osuna se desmonteró. La faena comenzó con buenos doblones después de una colada inicial. A continuación se dedicó a hacer la embestida del toro poco a poco quedándose en el sitio para ligar. Así consiguió alguna serie estimable, sobre todo con la derecha y muy al final de la faena, cuando atacó más y obligó a embestir al de El Pilar. Volvió a calentar el cotarro y terminó con manoletinas ajustadas que volvieron a crear ambiente de triunfo. Una nueva estocada precedió a la concesión de otra oreja.

No hay comentarios

Dejar respuesta