López Simón, a hombros en Salamanca al lograr cuatro orejas en su encerrona

0
1630

Alberto López Simón, con cuatro orejas en el esportón, ha logrado la primera puerta grande de la Feria de Salamanca tras su encerrona con toros de Garcigrande, Domingo Hernández, El Pilar y Hermanos García Jiménez, en el festejo inaugural del abono.

Con estos triunfos, ha conseguido igualar el botín obtenido el pasado 28 de agosto, en San Sebastián de los Reyes (Madrid), donde también cortó cuatro orejas como único espada.

FICHA DEL FESTEJO.- Se han lidiado dos toros de Hermanos García Jiménez, en primer y cuatro lugar; dos con el hierro de El Pilar, en tercer y sexto lugar; y dos de Garcigrande, el segundo y el tercero, éste como sobrero de la misma divisa devuelto a los corrales por su blandura.

López Simón, oreja, oreja, silencio, dos orejas, ovación y saludo y ovación.

Más de media entrada en tarde agradable.

ENCERRONA REVESTIDA DE PREMIOS

La tarde comenzó con un reconocimiento por parte de la afición a López Simón por encerrarse en solitario con seis toros de Garcigrande, Domingo Hernández, El Pilar y García Jiménez, por lo que tuvo que saludar antes de comenzar.

A partir de ese momento, la afición se dividió al pedir los premios, salvo en el cuarto toro, donde hubo unanimidad en la petición de una oreja, aunque ligeras discrepancias para la segunda.

El torero madrileño estuvo toda la tarde voluntarioso, con ganas de hacer algo grande en la primera tarde de toros de Salamanca, pero en los dos primeros fallaron el estoque y los toros. El segundo, de Garcigrande, fue devuelto al salir de la primera vara tras perder las manos varias veces.

En estos dos toros, las orejas fueron concedidas con división de opiniones por parte del respetable, al primero tras matar de un pinchazo y una estocada, y al segundo de un pinchazo sin soltar la espada y una estocada entera.

No estuvo bien López Simón en el tercer toro de la tarde, de El Pilar, con una faena embarullada en la que sobraron florituras y faltó temple.

Pero en el cuarto despertó el diestro, con un buen inicio a base de dos largas cambiadas de rodillas seguidas de dos buenas verónicas y rematadas con una media. Mató de una buena estocada aunque el toro, que fue aplaudido en el arrastre, tardó en caer por estar algo tendida, y recibió las dos orejas, la primera con la unanimidad de la afición y la segunda, con alguna discrepancia.

En el quinto, la faena de López Simón fue dubitativa y en ningún momento le cogió la distancia a su enemigo. Lo mató de una estocada casi entera y cuatro descabellos, por lo que fue ovacionado y salió a saludar.

Al último toro, de El Pilar, se lo dejó escapar pese a que comenzó bien la faena de muleta con unos pases de rodillas en el medio del ruedo.

Pero ahí se acabó todo, pese a alguna tanda que otra que no culminó de forma limpia por múltiples enganchones en la muleta, al rematar o al darle salida al toro. Mató de dos medias estocadas y fue silenciado con tímidos aplausos.

Agencia EFE

No hay comentarios

Dejar respuesta