Joselito Adame abre la Puerta Grande en Gijón

0
676

Los hermanos Adame se hacen con el trono de Gijón, si ayer el novillero con picadores Luis David Adame, corto cuatro orejas hoy su hermano el matador de toros Joselito adame no se ha quedado atrás y a cortado dos a la corrida de La Quinta.

El matador de toros mexicano Joselito Adame ha cortado dos orejas, una a cada toro de su lote, y ha salido a hombros en el segundo festejo de la feria taurina en honor a la Virgen de Begoña de Gijón, en el que Fernando Robleño ha sumado también un apéndice.

FICHA DEL FESTEJO

Cinco toros de La Quinta, bien presentados en conjunto y de desigual comportamiento, de entre los que han destacado el primero, el quinto y el sexto. El cuarto ha sido un sobrero del Conde de Cabral, muy complicado.

Manuel Jesús “El Cid”, que sustituía a Manuel Escribano: pinchazo hondo y descabello (ovación); y pinchazo, estocada y descabello (silencio).

Fernando Robleño: pinchazo y estocada (ovación); y estocada desprendida (oreja).

Joselito Adame: gran estocada (oreja); y estocada ligeramente desprendida y dos descabellos (oreja).

La plaza ha registrado alrededor de media entrada en tarde soleada y con ligero viento.

MEXICANOS POR ASTURIAS

Si en la víspera fue el novillero azteca Luis David Adame el triunfador del primer festejo de la feria gijonesa, hoy ha sido el turno de su hermano mayor, el matador Joselito Adame, que ha cortado dos orejas, una a cada toro de su lote, y ha salido a hombros en la segunda del ciclo de Begoña. Mexicanos por Asturias.

Adame ha sido, precisamente, el primero en “tocar pelo” en la tarde. Lo ha hecho en su primero, toro que no ha acabado nunca de embestir con franqueza, sin clase y con la cara natural, al que el hidrocálido ha instrumentado una labor bien hilvanada y argumentada en la mano diestra, y abrochada con ajustadas manoletinas. La magnífica estocada final ha sido crucial para concesión del trofeo.

En el sexto, otro buen toro, Adame ha sacado todo su arsenal para tratar de llevarse el gato al agua, como así ha sido. Faena muy intensa y de mucho impacto entre el aficionado gijonés, que ha disfrutado especialmente en los últimos derechazos que el mexicano ha interpretado sin engaño. A pesar de faltarle contundencia con los aceros ha logrado el apéndice que necesitaba para la salida a hombros.

El Cid ha protagonizado una interesante faena al toro que ha abierto la primera corrida de la feria de Begoña. El astado, de buena condición, le ha permitido cuajar excelentes tandas de muletazos, especialmente buenos los que han brotado al natural, su especialidad.

Toreo de larga distancia, reposado, templado y de trazo largo, limpio y profundo. Buena actuación del torero de Salteras, que, sin embargo, se ha vivido con incomprensible frialdad desde el tendido. Eso y que tampoco ha estado fino con los aceros ha hecho que todo haya quedado en una ovación.

El cuarto ha sido un sobrero del Conde de Cabral, sustituto de uno de La Quinta que ha ido para atrás por culpa de un infortunio, el del picador de turno, que, al ser descabalgado por el astado, ha caído con la puya sobre animal, desollándole el costado derecho.

Mala suerte para El Cid, pues el de Cabral ha sido un toro de pocas fuerzas, que, además, ha desarrollado complicaciones en la muleta, frenándose y sin acabar de pasar. El sevillano lo ha probado por uno y otro lado antes de irse definitivamente a por la espada.

De puntillas ha pasado Fernando Robleño en su primero, un toro muy en el límite de todo con el que el madrileño ha andado resuelto y con oficio, dentro de una faena de poco contenido en lo artístico y menos calado en los tendidos. Lo mejor, la gran estocada al segundo intento. Ovación con saludos.

El quinto, en cambio, ha lucido un comportamiento más suavón y bonancible, lo que ha aprovechado Robleño para construir una labor de mucha entrega, aderezada también con algunos pasajes de muy buena firma, que han conectado, y mucho, con el graderío, de ahí que, tras la estocada, le premiaran con un apéndice.

Agencia EFE

No hay comentarios

Dejar respuesta