Fotos: Joël Buravand

Jorge Rivera, alumno de la Escuela Taurina de Castellón, ha cortado dos orejas del último eral de Fernando Peña en la clase práctica que se ha celebrado esta tarde en la plaza de toros de la calle Pérez Galdós. El joven diestro castellonense ha demostrado su personalidad ante un enrazado eral que ha transmitido su raza al tendido y ha dado buen juego sobre todo en la muleta. Ante él Rivera ha destacado sobre todo manejando la mano izquierda con decisión, firmeza y buen trazo. Tras un incontable número de pinchazos se le han concedido dos orejas que por su faena se las merecía, pero su desacierto con los aceros desaconsejaban tal concesión. Flaco favor se les hace a los chavales haciéndoles estos regalos pues pone en entredicho la seriedad de los triunfos. Aunque esto no resta méritos a la buena actuación del novillero.

La novillada de Fernando Peña ha estado bien presentada en general pero han dado un juego complicado. Del conjunto han destacado el buen primer novillo, el enrazado sexto y el manejable tercero.

Abrió plaza el alumno de la escuela de Beziers Lucas Miñana quien se ha topado con un novillo de gran condición con el que ha logrado un trasteo intermitente, siempre presidido por el buen gusto. También cortó una oreja Manuel Diosleguarde (Escuela Taurina de Salamanca) quien ha mostrado oficio ante un novillo que si bien tuvo nobleza exigió siempre de su lidiador distancia, temple y firmeza. Elementos que siempre le aplicó Manuel y logró un trasteo solvente.

La última oreja la cortó Jorge Martínez quien mostró su buen corte ante un novillo noble pero justo de fuerzas. Llamó la atención por su interés siempre de torear con los vuelos y el buen sentido del temple siempre acompañados de buena estética. El planteamiento que desarrolló basado en torear primero para el novillo para acabar toreando para él mismo fue el más adecuado a la condición de su enemigo.

Por su parte Marcos Andreu (Escuela Taurina de Castellón) se topó con el ejemplar más exigente de la tarde. Un eral con mucho que torear ante el que Marcos nunca volvió la cara y mostró por momentos buen toreo al natural. El trasteo no acabó de coger vuelo porque el diestro lógicamente acusó su falta de bagaje ante un eral que pedía manos más experimentadas.

De vacío también se fue Rafael León, quien no pudo repetir el triunfo del año anterior. Pero sí que mostró una evolución muy positiva sobre todo técnicamente, ya que siempre se mostró por encima de las complicaciones de la res. En cambio Jordi Pérez (Escuela Taurina de Valencia) pasó peor rato dado el genio que desarrolló su novillo y ante el que nada pudo hacer.

Plaza de Toros de Castellón. Miércoles 8 de marzo 2018. Tercer festejo de la Feria de la Magdalena. Novillada sin picadores en la modalidad de Clase Práctica. Más de media entrada.

Se han lidiado siete erales de Fernando Peña, bien presentados y que han desarrollado complicaciones en general. Destacaron el primero bravo, noble y enclasado, además del séptimo que ha sido encastado.

Lucas Miñana, Escuela Taurina de Béziers (Azul marino y oro): Oreja

Marcos Andreu, Escuela Taurina de Castellón (Grana y oro): Ovación con saludos

Manuel Diosleguarde, Escuela taurina de Salamanca (Turquesa y oro): Oreja

Jordi Pérez, Escuela Taurina de Valencia (Celeste y oro): Silencio

Jorge Martínez, Escuela Taurina de Almería (Sangre de toro y oro): Oreja

Rafael León, Escuela Taurina de Málaga (Verde Manzana y azabache): Ovación con saludos

Jorge Rivera, Escuela Taurina de Castellón (Rioja y plata con remates negros): Dos orejas y salida en hombros.

    

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.