Gran mérito de Escribano

0
198

Después de nueve años olvidado por la empresas, le llaman a una sustitución en la feria de Sevilla de 2013, y le corta dos orejas al toro “Datilero” de Miura. Aquel triunfo le puso a circular por meritos propios y aprovechó la oportunidad, pues contaba los triunfos por corridas, hasta que casi al final de la temporada sufre un terrible percance en Sotillo de la Adrada, que casi se lo lleva, pero Dios le ordeno a su “ángel de la guarda” que bajase e iluminase a los cirujanos de guardia del Hospital “Rey Juan Carlos” de Móstoles, que le operaron de urgencia y salvaron la vida. Tenía completamente rota la vena iliaca primitiva derecha y tres litros de sangre en cavidad abdominal.
Tras una larguísima convalecencia volvió la temporada de 2014 con éxitos importantes, pero no estaba totalmente recuperado.
En 2015 echa una buena temporada. En 2016 tienen un grandioso éxito en la feria de Sevilla indultando al toro “Cobradiezmos” de Vitorino, pero en Junio, y en pleno triunfo, recibe un cornalón en el triangulo de Scarpa derecho, al entrar a matar a un toro del Adolfo Martín en Alicante. De nuevo Dios tiene que ocuparse directamente del caso, y los médicos de la plaza le operan y vuelven a salvar la vida. Aquella cornada le dejó importantísimas secuelas en la pierna derecha, que le tuvieron sin torear hasta la actual temporada.
Durante todo ese tiempo solo él sabe el inmenso sufrimiento que ha tenido que soportar, muchas largas noches sin poder dormir porque se lo impedía un terrible dolor en la pierna , cientos de horas de Fisioterapia, nuevas operaciones y siempre la duda de si podría volver a ponerse delante del toro.
Es imposible imaginarse todo lo que el maestro Manuel Escribano ha padecido, pero les aseguro que ha sido mucho. Solo una persona con mente muy fuerte y equilibrada, con voluntad férrea y deseos inmensos de volver a torear podía superarlo.
Él lo ha superado y de nuevo la temporada 2017 reapareció, aunque al principio todavía no la 100 %, y desde luego las secuelas psicológicas de saber que al entrar a matar recibió la gran cornada requieren su tiempo para borrase. No obstante a la fecha lleva una temporada buena, que de no haber sido por la espada seria extraordinaria, pues habría cortado orejas prácticamente todas las tarde , especialmente en plazas de primera.
Ahora, que ya estamos en la última decena de Agosto, ha alcanzado el 100 % de forma física y mental, prueba de ello es la gran actuación que tuvo hace poco en Bayona y el pasado día 23 en Bilbao.
Pero todo, o casi todo , tiene su parte buena en la vida; el largo periodo sin poder torear y el sufrimiento soportado le han hecho madurar como persona y como torero. Ahora su toreo, o al menos yo lo veo así, es más reposado, tiene más solera, ha ganado muchísimo en temple y en el trazo del muletazo. Si a ello unimos que ha logrado una gran técnica y que sabe ver enseguida las condiciones del toro y resolver los problemas que presente, podemos asegurar que estamos ante un gran Manuel Escribano , en plena sazón, con una Tauromaquia (capote, banderillas, muleta y espada) mas solida, más completa y más sentida. Creo que de aquí a fin de temporada van a venir muchos y sonados éxitos.
Como persona siempre se ha caracterizado por poseer gran bondad, sencillez y humildad, virtudes todas ellas que se han incrementado más aún.
Cuanto de bueno le ocurra en el futuro se lo merece con creces, por todo lo que ha tenido que superar, por lo buen toreo y buena persona que es. ¡Qué gran mérito tiene Escribano!
Rafael Comino Delgado

No hay comentarios

Dejar respuesta