Fandiño ya tiene en el coso de La Candelaria que tanto respetó y valoró el azulejo que perpetúa, junto al ruedo, el homenaje a la verdad que encarnó con su muleta

Al descubrir la inscripción que queda ya en las paredes de Puerta Grande, el presidente de la Federación Taurina de Madrid subrayó la “sensibilidad” de Valdemorillo al saber recordar “a estos toreros que forman parte de la historia de la tauromaquia y también de la del propio coso local”. Jorge Fajardo agradeció así el gesto del Ayuntamiento al rendir este nuevo tributo, que viene a sumarse al que el pasado año se rindió en memoria de Víctor Barrio

Horas antes que Miguel Ángel León rubricase su “feliz “alternativa con el galardón soñado, saliendo a hombros por la Puerta Grande de La Candelaria en la primera corrida de toros de la feria, este mismo espacio tan decisivo para los matadores, tan cercano al ruedo, claro vínculo de afición y toreo, acogió el sentido homenaje en memoria de Iván Fandiño. Porque el diestro de Orduña ya tiene su azulejo en este coso, al que acudió hace apenas un año, con la ilusión y la fuerza que le daba saberse acartelado por San Blas, ya que el maestro supo siempre otorgar a esta plaza el valor y respeto que representa, abriendo calendario a las mismas puertas de Madrid. Fue, así, el reconocimiento expreso de esta Villa al maestro, también al hombre, a un Iván Fandiño del que se ha querido perpetuar el vínculo que tuvo con este albero desde el recuerdo a la verdad que encarnó con su muleta.

Aficionados y vecinos, junto a los numerosos medios de comunicación acreditados, se congregaron ante la llamada del Ayuntamiento, que repetía su gesto, “sencillo, rotundo”, a la hora de reconocer y guardar para siempre en la memoria local a estos matadores que desgraciadamente ya no volverán a hacer el paseíllo, Fandiño y el también malogrado Víctor Barrio, “toreros que ya forman parte de la historia de la tauromaquia y, por supuesto, de la propia historia de la Cubierta valdemorillense”. Porque con estas mismas palabras, el presidente de la Federación Taurina de Madrid, Jorge Fajardo, quiso especialmente subrayar “la especial sensibilidad” de Valdemorillo al organizar un homenaje como el de este sábado 10 de febrero, agradeciendo, además, la deferencia del Ayuntamiento al pensar en él como representante de toda la afición madrileña, la que alientan peñas, clubes y asociaciones, para acompañar, en nombre de todos ellos, a la Alcaldesa en el momento de descubrir este segundo azulejo, situado a la vera del que recuerda al segoviano de Grajera.

A su vez, la regidora, calificó de merecido el tributo que representa el azulejo descubierto, “con el que nos unimos una vez más en el dolor por la pérdida de uno de los nombres con mayúsculas que ha tenido y tiene nuestra Fiesta”, mostrándose impresionada al recordar el vídeo “que siempre guardaré” enviado por el propio Fandiño para expresar la gran ilusión con la que afrontaba la que sería su última cita en Valdemorillo, “y en el que reconocía que esta era una fecha señalada e importante”. Igualmente, Gema González agradeció el poder contar con Fajardo, “porque representa a los muchos y buenos aficionados, que son realmente quienes mantienen vivo el espíritu de la Fiesta. En una cita como ésta, correspondía mostrar y reconocer, precisamente, la importancia que tiene la Afición para quienes se visten de torero, para hombres de oro como Iván Fandiño”.

La continua apelación al maestro como “sinónimo de un sueño hecho verdad, de esa verdad que lucía por divisa, a la que nunca renunció” llevó a la emoción, visible entre los muchos asistentes que quisieron sumarse al citado homenaje, tributando, una vez más, una cerrada ovación a Fandiño, quien, paradojas del destino, hace poco más de un año, montera en mano, supo recordar al compañero, en un brindis al padre de Víctor Barrio que ahora cobra aún más dimensión. Ya entonces Iván habló de ese lugar “donde la mayoría de los mortales sueñan con estar y jamás podrán”, una clara alusión a la gloria a que le aupó también a él aquella fatal cornada propinada por uno de los herrados de Baltasar Ibán, el que le hizo quedar en la historia, más aún, ser ya un torero de leyenda.

1 Comentario

  1. Merecido homenaje aun torero que siempre demostró un gran pundonor y desarrollò una Tauromaquia de verdad. Homenaje que cobra mas sentido, ahora que desde determinados sectores se pretende denigrar una profesión a la que tantos han dedicado su vida creando arte y belleza que siempre quedarà en el recuerdo de agradecidos aficionados .

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here