La temporada pasada, José Antonio “El Güejareño” gestionó la plaza de Antequera y lo hizo muy bien, yo diría que de 10, teniendo en cuenta todas las circunstancias. 

Ello hacía presagiar que este año también se le encargaría a él la organización de su Feria, por lo bien que lo había hecho y porque es uno de los empresarios jóvenes con mas empuje y, sobre todo, seriedad.  Pregunten en todas las plazas que ha tenido o tiene  y solo oirán hablar bien de su  forma  de trabajar y de cumplir sus compromisos.

Pero a veces ocurren cosas inesperadas, y en 2018 Antequera se le concedió  a la empresa “Tauromaquia siglo XXI”, que prometió todo lo prometible; hacer una feria como si Antequera fuera  Sevilla, y claro, “lo  que no puede  ser no puede ser, y además es imposible”,  como sentenciara Rafael Guerra “Guerrita”. Cuando faltan solo unas semanas para dicha feria, Tauromaquia siglo XXI dice que se va, y ahí os quedáis.

Por eso creo que están a tiempo de rectificar y actuar como deberían haber actuado desde el principio, es decir bien. Llamar al Güejareño para que les organice la feria, pues estoy seguro que lo haría tan bien como lo hizo el pasado año o mejor, porque tiene capacidad de trabajo,  equipo para ello y buenas relaciones en el mundo del toro.

De lo contrario la feria de Antequera, este año será un despropósito, que pagarán los aficionados, la ciudad y la fiesta en  general. Si ya desde fuera nos atacan todo lo que pueden, resulta que desde dentro nos tiramos piedras sobre nuestro tejado.

¡Señores de la comisión taurina de Antequera, rectificar es de sabios!

Rafael Comino Delgado

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.