Enrique Ponce oreja,vuelta al ruedo para Roca Rey en Sevilla

0
120

Enrique Ponce ha cortado la única oreja de la tarde después de una faena templada y elegante al toro que abrió plaza. El torero valenciano ha firmado los mejores momentos de una tarde en la que Manzanares fue ovacionado en sus dos toros después de lograr momentos de interés en ambos. Roca Rey se presentaba ante la afición de la Maestranza y se mostró decidido y valiente, aunque sin lote.

 Se lidiaron toros de Juan Pedro Domecq, bien presentados y de juego desigual. Destacaron primero, segundo y quinto.

Enrique Ponce, oreja y ovación.

Manzanares, ovación y ovación.

Roca Rey, ovación y vuelta al ruedo.

La plaza colgó el cartel de ‘no hay billetes’. Saludaron en banderillas Rafael Rosa y Luis Blazquez en el quinto.

img_1781CRÓNICA:

Enrique Ponce fue el autor de la mejor faena de la tarde en esta octava del abono. La realizó al primero de su lote, al que entendió muy bien en una labor muy templada y de toreo de calidad. También brilló el toreo de Manzanares en su primer toro, mientras que Roca Rey no lo tuvo fácil en su debut por tener el peor lote, pero dejó una grata impresión, dando la vuelta al ruedo en el sexto, que le cogió de forma aparatosa pero sin consecuencias.

Enrique Ponce dejó algunos lances templados y una buena media en el recibo de capa al primero de la tarde, que manifestó falta de fuerza de salida. En la primera serie Ponce, que había brindado al Rey emérito Juan Carlos I, llevó con suavidad la embestida del de Juan Pedro, con naturalidad y la figura erguida. La segunda fue muy templada y sentida, encajado el torero y toreando con la cintura. La tercera la comenzó con un molinete y la terminó con un buen mano a mano. Cambió a la zurda y el toro protestó, teniendo que volver de nuevo a la diestra. Inició la serie con un pase de las flores y logró subir de nuevo el tono de la faena, rematando con un excelente pase de pecho. Siguió toreando bien con la derecha y concluyó con bonitos doblones. Mató de estocada con derrame y cortó una oreja.

El segundo de su lote perdió las manos en el capote, fue protestado y el presidente lo devolvió. Salió el sobrero, que no permitió a Ponce lucirse de capa, poniéndolo incluso en apuros. Al toro le cortó ir hacia delante en el inicio de faena, mirón y reservón. Ponce lo intentó con la derecha y luego al natural sin resultado con un toro que terminó por no pasar. No se dio por vencido y pegado a tablas se metió literalmente entre los pitones, sacando muletazos de mérito en un alarde de valor. Mató de estocada desprendida y saludó desde el tercio.

El primero de Manzanares salió sin fijeza y no permitió lucimiento con el capote. Roca Rey hizo un quite variado en el que prevaleció la quietud. Manzanares también brindó al Rey y ligó dos y el de pecho en la primera serie. También la segunda tuvo ligazón y en la tercera comenzó a sonar la música. Cambió a la zurda y por ahí el toro se quedó mas corto. A continuación llegaron los muletazos más templados con la derecha. Mató de estocada. Ovación.

Manzanares comenzó la faena de muleta en los medios ligando una primera serie en la que el toro respondió bien y repitió. También en la segunda, sonando el pasodoble. Hubo una más por ese lado antes de echarse la muleta a la zurda para lograr algunos momentos buenos pero sin romper del todo la faena. Mató de pinchazo y estocada y fue nuevamente ovacionado.

img_1801Roca Rey, que se presentaba como matador de toros en Sevilla, no se pudo lucir de capa en el primero de su lote. La falta de fuerza del de Juan Pedro provocó la protesta del público, pero el presidente lo mantuvo en el ruedo. Roca Rey, que también brindó a Don Juan Carlos, lo templo y cuidó en las primeras series, limitado en su labor por la falta de fuerza del de Juan Pedro. Subió el tono cuando toreó al natural pulseando la embestida. Apuró al máximo a su oponente y mató de estocada. Ovación.

Antes de llegar al sexto, Roca Rey se lució en un quite por saltilleras al quinto que fue muy aplaudido. Ya en el último toro estuvo variado con el capote en el recibo y en el galleo con el que llevó el toro al caballo. Rey brindó al público y se la jugó en un comienzo con estatuarios y pases cambiados por la espalda. Ligó bien con la derecha y el toro se fue apagando, improvisando algún muletazo por la espalda que hizo reaccionar a la gente. Lo intentó también al natural con un toro que no se empleaba. Concluyó la faena con un parón serio, metido literalmente entre los pitones y ligando circulares de espaldas. En uno de ellos fue prendido por el muslo de mala manera, teniéndolo el toro unos largos segundos colgado del pitón. Por fortuna no resultó herido y mató al toro de pinchazo y estocada, dando la vuelta al ruedo

No hay comentarios

Dejar respuesta