Para el Campo de Gibraltar, por historia y nombre, la plaza más importante de toda la comarca es sin duda la de Algeciras, aparte de ser la que más cantidad de gente puede llegar a albergar en sus tendidos. A lo largo de su historia, por su ruedo han pasado todas las figuras del toreo, ganaderías históricas de todo el campo bravo y, como no podía ser menos, grandes empresarios taurinos, siendo los gestores de esta plaza en las últimas décadas gente de la talla de Paco Dorado, Pablo Lozano, Curro Mateo y José Luis Lara y en la actualidad, el joven e incipiente José María Garzón.

               A la sombra de Algeciras, existen en el Campo de Gibraltar, otras plazas que aunque de menor importancia, tienen todas ellas una singularidad especial y sirven para mantener viva la llama de la afición de este rincón tan taurino de la geografía española. Plazas como las de San Roque, La Línea, Los Barrios y Tarifa, a cuyo frente se encuentra el linense Curro Escarcena, no cejan en su empeño de llevar al menos un espectáculo taurino al año para que aquellos que no puedan desplazarse a otros pueblos, tengan la oportunidad de ver en su localidad algún festejo mayor.

               A nadie con dos dedos de frente se le escapa que los toros hoy día se han vuelto un espectáculo de lujo, tan para el que pasa por taquilla como para los encargados de organizarlo. Es un hecho sabido por todos que montar una corrida de toros sin ayuda alguna y anunciando en ella a las máximas figuras del toreo y con una ganadería de garantías es un riesgo que muy pocos están dispuestos a asumir. Por este motivo, los ayuntamientos que hoy día quieren ver un cartel de campanillas en su pueblo, han sido consecuentes modificando los pliegos de sus plazas a la coyuntura actual que estamos pasando en nuestro país.

               Uno de los ayuntamientos que entendió este asunto fue el de Algeciras, consciente de que más que buscar la repercusión directa a través de la parte económica del pliego, lo importante para su ciudad y la comarca es la dinamización que se produce en la misma ante un acontecimiento único y de importancia mundial. Quizás por esto, el ayuntamiento hizo una apuesta importante concediendo su plaza a un empresario joven y dinámico como es José María Garzón, al que muchos no creyeron en su presentación cuando dijo que quería devolver a Algeciras al esplendor que tuviera en otra época, volver a traer la TV o anunciar en su feria al deseado José Tomás. Pues bien señores, ha llegado ese día y a nadie con dos dedos de frente se le escapa que desde que el maestro de Galapagar anunciara su vuelta a los ruedos españoles dos años después, el nombre de Algeciras se encuentra en boca de todo el mundo, diarios, revistas especializadas, radio, TV de todo el mundo hablando del citado anuncio. ¿Saben ustedes lo que costaría una campaña de publicidad en prensa o RRSS de esta índole? Miles y miles de euros que el ayuntamiento de la localidad ha conseguido ahorrarse gracias a su feria taurina.

               Por todo esto, como amante de mi comarca que soy, no me queda otra que agradecer al ayuntamiento de Algeciras la apuesta que hiciera en su día por este empresario y, por supuesto, al propio José Maria Garzón, por ser capaz de convencer a un torero como José Tomás para hacer el paseíllo en el Coso de Las Palomas y con ello poner al Campo de Gibraltar, muchos años después, en el centro del toreo.

  Fdo. Juan Téllez Finlayson- Director de la web taurina www.desdelcallejon.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.