Dos orejas para los recursos de El Juli en su duelo con José Tomás

0
2542

El madrileño salió a hombros, mientras que el de Galapagar realizó un toreo de ajuste y compromiso

El diestro madrileño Julián López “El Juli”, que cortó dos orejas al tercer toro por una faena de recursos, salió hoy a hombros en San Sebastián tras su enfrentamiento con José Tomás, que obtuvo solo una oreja pero realizó el toreo de más ajuste y compromiso de la tarde.

FICHA DEL FESTEJO

Ganado: Dos toros, reglamentariamente despuntados para rejones, de Fermín Bohórquez en primero y cuarto lugar, bien presentados y de escasa raza y fondo; y cuatro de los hierros de Domingo Hernández y Garcigrande (el 3º como sobrero), de correcta presencia y de dispares prestaciones. Destacó, por su bravura y clase, el tercero.

Hermoso de Mendoza, con casaquilla grana y plata: tres pinchazos y medio rejonazo contrario (silencio); rejonazo trasero (ovación tras petición de oreja).

José Tomás, de azul rey y oro: dos pinchazos, estocada atravesada y tres descabellos (ovación); pinchazo y estocada trasera desprendida (oreja tras aviso).

El Juli, de caldero y oro: estocada desprendida (dos orejas); estocada caída (silencio). Salió a hombros por la puerta grande.

Entre las cuadrillas, saludó Miguel Martín tras banderillear al segundo, mientrasa que Vicente González ejecutó un gran tercio de varas con el quinto.

Incidencias: El Rey Emérito asistió a la corrida desde un palco del callejón, acompañado por la Infanta Elena y sus nietos Felipe Juan Frolián y Victoria Federica. Hermoso y El Juli les brindaron las faenas de sus primeros toros. Segundo festejo de abono de la Semana Grande, con el “no hay billetes” en las taquillas en tarde de calor bochornoso.

DOS CONCEPTOS OPUESTOS

Dos conceptos opuestos del toreo se enfrentaban hoy en San Sebastián, en el que sobre el papel era uno de los festejos estelares de la temporada y ante la misma mirada del Rey Emérito y sus descendientes más taurinos, que volvieron a desplazarse al País Vasco para apoyar la fiesta de los toros.

Al final, se impuso en el “marcador” el concepto de El Juli, un torero de larga trayectoria que saca partido de una mayoría de toros a base de un sinfin de recursos lidiadores y de muchas tablas de cara al público, y para el que fue, además, el mejor toro de la corrida.

El ejemplar, de Garcigrande, no estaba anunciado como titular, sino que salió de sobrero Gracigrande para sustituir al derrengado tercero. Y tuvo, sobre todo por el pitón izquierdo, bravura, clase, entrega y recorrido en todas sus embestidas.

La faena que le hizo El Juli se basó en la variedad de suertes, desde unos lances ligeros y un quite agitado con la capa, hasta los alardes en las cercanías a final de obra, que fueron precisamente los que más calentaron al tendido para que se produjera la petición del doble trofeo.

Pero entre ambos momentos de mayor conexión hubo series de muletazos marcados por cierta brusquedad en los cites y en el trazo, aunque con la virtud de una férrea y tensa quietud frente a la calidad de un toro con el que sólo a última hora, y en especial en un soberbio cambio de mano, se relajó el diestro madrileño, quien ya no pudo rematar bien la tarde con el muy deslucido sexto.

Como estrella del cartel y de la feria, José Tomás mantuvo ante su lote la misma filosofía que le ha hecho famoso: la de un toreo de gran intensidad, siempre con la pureza y la más estricta sinceridad por bandera.

Sólo que esta vez a sus dos toros les faltó raza y entrega para responder en la misma medida al intenso y exigente toreo del de Galapagar, que tuvo que poner casi todo de su parte para no defraudar al público que a su reclamo va a llenar los cuatro festejos de la feria.

Los fallos con la espada le privaron ya de un trofeo de su primero, que se apagó demasiado pronto y al que le hizo una faena limpia y templada aunque sin lograr el clamor del tendido.

José Tomás tuvo pues que echar el resto con el quinto, al que saludó con unos deslumbrantes lances rodilla en tierra seguidos de unos sutiles lances al delantal y dos inmensas medias verónicas, más un apurado quite por gaoneras al que replicó Juli por airosas zapopinas.

Pero hasta ahí duró la entrega del toro de Gracigrande, que comenzó ya a pararse en los estatuarios con los que el madrileño abrió una faena en la que tuvo que acabar metiéndose casi entre los pitones para sacar, uno a uno, unos excelentes, largos y templados naturales en los que se pasó las astas muy cerca de los bordados de la taleguilla.

Aun a costa de una volterera sin mayores consecuencias, José Tomás construyó así una impensable faena a un toro muy a menos pero al que acabó cortando una oreja de mucho valor.

Antes de todo ello, abrió plaza el rejoneador Hermoso de Mendoza, quien, por culpa de dos toros de nulo fondo que apenas siguieron a sus caballos, no pudo pasar de servir como telonero de lujo a un duelo torero de más baja intensidad que la prevista.

PACO AGUADO (EFE)

No hay comentarios

Dejar respuesta