Curro Díaz indulta un victorino en Calasparra (Murcia)

0
3242

El toro indultado, marcado con el número 10, responde al nombre de Plebeyo

El torero de Linares (Jaén) Curro Díaz ha indultado hoy un toro de Victorino Martín en la corrida mixta celebrada en Calasparra (Murcia, sureste), que coincidía con el 50 aniversario de su debut como ganadero, que se celebró en este mismo coso.

El toro indultado, marcado con el número 10, responde al nombre de Plebeyo y ha dado un gran juego al acudir con prontitud a la muleta, con nobleza y con mucha fijeza.

Se han lidiado cuatro toros y dos novillos del popular ganadero, correctos de presentación y de buen juego, sobre todo el indultado, el primero y el tercero, aplaudidos en el arrastre, mientras que el cuarto fue el garbanzo negro, despedido con pitos.

El coso de La Caverina ha rozado el lleno en una tarde muy calurosa.

Curro Díaz, que lidió el primero y el quinto, al tener que pasar a la enfermería al cortarse con la espada en la mejilla al entrar a matar al que abría plaza, ovación con saludos y dos orejas y rabo simbólicos en el toro indultado.

Antonio Puerta, ovación con saludos y ovación con saludos.

Filiberto, ovación con saludos y una oreja.

En banderillas, se desmonteraron Antonio Cama y Salvador Lobato, de la cuadrilla de Puerta, en el cuarto de la tarde, y Óscar Castellanos, de la de Díaz, en el quinto.

El torero triunfador Curro Díaz ha realizado dos grandes faenas a sus oponentes con mucho gusto y temple y llevándolos embarcados en los vuelos de su muleta y perdió los trofeos en el que abrió plaza por culpa de la espada, ya que necesitó de varias entradas a matar antes de colocar la estocada definitiva.

El diestro ceheginero Antonio Puerta estuvo aseado ante sus dos enemigos, aunque sus faenas no llegaron a remontar vuelo, en su primero porque no llegó a confiarse y en el cuarto porque el astado, el más deslucido del encierro, no le dio facilidad alguna.

El novillero local Filiberto, que el 8 de septiembre próximo tomará la alternativa en Albacete, ha lidiado a sus dos oponentes con mucho temple, especialmente al que cerraba plaza, con el que se sintió más agusto, mientras que en su primero, al que podía haber cortado otra oreja, malogró una faena interesante por el mal uso de los aceros.

Agencia EFE

No hay comentarios

Dejar respuesta