Cristina Sánchez entrega lo recaudado en su reaparición

0
2311

“Desde hace ya tiempo –ha añadido Cristina- rondaba en mí la necesidad de ayudar a tantas personas que lo necesitan. De alguna manera, he intentado estar al lado y colaborando con situaciones de necesidad, pero siempre muy vinculada a mi profesión”

La torero Cristina Sánchez ha visitado esta mañana al Doctor D. Luis Madero, Presidente de la Fundación Onco-hematología Infantil y Jefe del Servicio de Onco-hematología del Hospital Infantil Niño Jesús de Madrid, para hacerle entrega de la cantidad recaudada con motivo de su vuelta a los ruedos por un día en la feria de San Julián, en Cuenca, del pasado 20 de agosto.

Durante el encuentro, emocionada, Cristina ha querido destacar la suma de sensaciones vividas en el coso de Cuenca: “Ni en el mejor de los sueños –ha señalado- había pensado en experimentar algo así. Fue todo mágico”.

“Desde hace ya tiempo –ha añadido Cristina- rondaba en mí la necesidad de ayudar a tantas personas que lo necesitan. De alguna manera, he intentado estar al lado y colaborando con situaciones de necesidad, pero siempre muy vinculada a mi profesión. Conocer la labor del Dr. Madero, y la situación que atraviesan tantos niños enfermos y sus familias, generó en mí esa necesidad vital de ayudar, y cómo ayudar mejor que con lo que ha formado parte de mi vida, la tauromaquia”. Cristina Sánchez ha señalado que “hoy entrego esta cantidad, que es fruto de mi esfuerzo pero también del de muchos compañeros. Sin ellos, esto no habría sido posible. Personas que han estado a mi lado antes, y desde que el pasado mes de abril tomé la decisión de vestirme nuevamente de luces. Mi marido y mis hijos, principal motor para afrontar este el reto; mis padres y hermanas; mis amigos; personas que me han escuchado, aplaudido y regañado en tantas horas de desvelo, de preparación, de dudas, de momentos bajos y altos, de trabajo físico, mental y taurino… Al empresario Maximino Pérez, que desde hace años me tentó para vestirme de luces, y que lo logró gracias a tan maravilloso proyecto como es el apoyo a la investigación de oncología infantil que se desarrolla en el Hospital del Niño Jesús. Gracias a mi cuadrilla que me arropó; a Daniel Ruíz, sus toros fueron fundamentales para tan mágica tarde; a tantos ganaderos que hicieron de su casa el mejor lugar para mi preparación, a mis admirados compañeros de cartel Enrique Ponce y Julián López “El Juli”, cuyos brindis quedarán grabados para siempre en mis recuerdos vitales; al público, a la gente de la calle, y a todos los que, cada minuto, me demuestran su cariño”.

Cristina ha resaltado además el importante papel que han jugado los medios de comunicación. “Este mágico día no habría sido como fue sin la labor de los medios de comunicación. Me ha llenado de emoción ver el tratamiento que se ha dado a mi regreso por un día a los ruedos. Comprobar con qué cariño y rigor tantos profesionales de la comunicación me han dedicado espacios en sus medios. De corazón, les doy las gracias, ya que, más allá del dinero recaudado, es importante dar visibilidad al trabajo que realiza el Dr. Madero, y así la sociedad en general pueda apoyar la investigación. Quiero tener un agradecimiento muy especial, y con letras mayúsculas, para la que siento mi casa, Castilla-La Mancha Televisión. Desde que les comenté el proyecto quisieron estar ahí ayudando y apostando por lo que yo sentía. Han realizado un importantísimo esfuerzo económico. También, quiero dar las gracias a los televidentes que, con su seguimiento, han permitido tener unos índices de audiencia históricos. Deseo que, en la medida de lo posible, todo sea para aquellos que me han hecho cumplir este sueño, y por ello renuncié a mis honorarios de derechos de imagen, con el fin de posibilitar la retransmisión de una de las corridas que ya forma parte de la historia de mi vida”.

Cristina Sánchez ha finalizado su visita señalando que “muchas veces, la gente piensa que hay que dar las gracias por haber ayudado pero, en este caso, soy yo la que da las gracias, ya que si no hubiese llegado a mí la labor del Dr. Madero, creo que nunca me habría vuelto a vestir de luces, mis hijos no me habrían visto en un ruedo, y yo no habría sentido nuevamente lo que soy: torero”. “Ahora –ha proseguido-, ya sí que no puedo parar. Quiero, de la manera que sea, estar junto a mis nuevos compañeros de terna, niños afectado por enfermedades oncológicas y sus familias, doctores, científicos, personal sanitario y, como tanto he insistido, esta era una vuelta por un día. El vestido que lucí en Cuenca no volverá a realizar un paseíllo, por lo que quiero subastarlo, o esperar a alguien que quiera hacer una importante donación a la Fundación Onco-hematología Infantil para regalárselo. Desconozco todavía la fórmula para hacerlo, pero sí sé que lo que consiga por el traje será para ellos, a los que admiro y tanto respeto”.

No hay comentarios

Dejar respuesta