Calanda dará toros el 12 de octubre

0
993

Perera, Fortes y Garrido, el 12 de Octubre en Calanda

 El empresario Ignacio Ríos ha presentado esta tarde el cartel de la feria de Calanda que tendrá lugar el próximo 12 de octubre.

Miguel Angel Perera, Fortes y José Garrido serán los protagonistas con toros de Luís Algarra.

 El acto presentado por el periodista David Casas, ha tenido lugar en la sede de la Peña taurina Calandina ante centenares de aficionados.

Calanda un pueblo con Historia

Los restos arqueológicos más antiguos corresponden al Paleolítico y fueron encontrados por Manuel Sanz Martínez, frente a la Cueva Corva. Entre los útiles, apareción un raspador de sílex, así como un hacha de mano, lo que deja prueba clara de que las tierras calandinas estaban ya habitadas hace unos 50.000 años.

En la partida de las Contiendas aparecieron restos del Mesolítico y del Neolítico, entre ellos una punta de lanza bien tallada, un gran punzón, raspadores y fragmentos cerámicos. Estos hallazgos se enriquecieron cuando el mismo Manuel Sanz Martínez localizó el yacimiento arqueológico del Llano del Carmen.

Con Kolenda se denominó al primitivo núcleo de población celtibérico que dio posteriormente origen a Calanda. A los visigodos debemos el magnífico legado de enlosados y tumbas guerreras en la zona próxima al actual municipio denominada “Castiel”.

Castiel, adquirió gran importancia en la época romana, ya que por éste pasaba una vía romana que enlazaba Caesaraugusta (Zaragoza) con Córdoba y por la que se exportaban frutos del país. Denota existencia de una villa romana en aquel lugar debido a los hallazgos de piezas y monumentos que se descubrieron en los alrededores del cerro. El momento culminante de la aqueología calandina tendría lugar en 1964 con el descubrimiento de un espectacular mosaico, hallado por Antonio Bielsa Alegre, en la partida de Albalate. Quedó así confirmada la teoría de que Calanda fue una importante villa romana. Hoy el mosaico se encuentra en el Museo Provincial de Teruel, constituyendo la pieza más importante del mismo y en el lugar del hallazgo (40.93º, -0.2018º)  se encuentra un monolito con la inscripción “DIPUTACIÓN PROVINCIAL DE TERUEL. SERVICIO ARQUEOLÓGICO. EN ESTE LUGAR EXISTIÓ EN LOS SIGLOS III-IV UNA VILLA ROMANA CUYOS MOSAICOS SE CONSERVAN EN EL MUSEO ARQUEOLÓGICO PROVINCIAL. AÑO 1964).

No se conoce la fecha de la invasión árabe en Calanda, peros se puede afirmar la existencia de una población mora. En dicha época se empezaron a organizar riegos, con la construcción del acueducto de “Los Arcos”, que hoy en día aún conduce agua hasta el casco urbano. En esta época se forma un núcleo de población alrededor de un castillo actualmente desaparecido, separando la población cristiana de la mora, la cual se asentó en el barrio de las “Cantarerías”, desarrollando oficios artesanales como la alfarería, que perduró hasta el siglo XX y que hoy en día sigue fabricándose a pequeña escala principalmente como souvenir o recuerdo de Calanda.

Es en el año 1119 cuando Alfonso I, el Batallador, reconquista Calanda aunque se hizo definitiva con el reinado de Alfonso II en 1169 y 1170.

Tiempo después, otorga la Orden de Calatrava la Carta Puebla de 1360 y en 1388 logra Calanda el deslinde de los términos con los de Alcañiz.

Fue difícil la convivencia entre árabes y cristianos debido a la discrepancia religiosa, por lo que en 1610, los moriscos salen de Calanda, lo cual repercutió tanto en la localidad como en el resto del país.

En 1628, Calanda obtiene su segunda Carta Puebla,  que llevó a Calanda a una prosperidad alcanzada con su unidad política y religiosa, con sólo el elemento de cristianos viejos y unos pocos moriscos conversos.

En 1640, tiene lugar en Calanda un hecho muy significativo que marcará una profunda huella en la vida religiosa de la villa. Miguel Juan Pellicer Blasco, vecino de Calanda, tras años de solicitar limosna en Zaragoza decide volver a Calanda, donde el 29 de marzo de ese año, por obra de la Virgen del Pilar, le es restituida la pierna derecha que le había sido amputada unos años atrás al pisársela un carro. Hubo numerosas investigaciones y finalmente, el 27 de abril de 1641, el hecho fue declarado Milagro.

Los siglos XVIII y XIX fueron muy agitados por las continuas luchas en todo el país (Guerra de Sucesión, Guerra de la Independencia…) y que naturalmente hacen mella en Calanda. Ya en el siglo XX, también la Guerra Civil se vive encarnizadamente en Calanda, al igual que en otras zonas del Bajo Aragón.

El restablecimiento de la Democracia en el país, da un impulso a la economía y a la sociedad calandina, cada vez más plural, tal y como demuestran las sucesivas elecciones locales, ya que todos los grandes partidos en Aragón han gobernado el Ayuntamiento de Calanda.

No hay comentarios

Dejar respuesta