Buena tarde en Segovia con los tres toreros a hombros

0
237
MARQUES DE QUINTANAR | Andy Cartagena – Manuel Díaz “El Cordobés” – Paquirri


Plaza de toros de Segovia, 24 de junio de 2017. Primera de Feria. Media entrada en tarde calurosa. Seis toros de Marqués de Quintanar, correcta de presentación y buen juego en general.

Andy Cartagena (oreja y oreja)

Manuel Díaz “El Cordobés” de blanco y oro (dos orejas y dos orejas)

Paquirri de azul marino y oro (silencio y dos orejas)

 

Se esperaba con gran expectación la nueva programación de la Feria de Segovia con nuevo planteamiento de la empresa adjudicataria Iniciativas Iliberis S.L., al frente un joven empresario como Mario Hidalgo y donde después de 10 años volvían a celebrarse 2 corridas de toros junto a un concurso de recortes.

 

Gran interés ha desatado este primer festejo programado, y donde había cierta curiosidad por parte de los aficionados en poder comprobar el resultado de la bonita corrida de Marqués del Quintanar (origen Núñez) que había enchiquerada en los corrales, y donde el año pasado dejó una gran tarde de toros, con un gran animal de nombre “Importante” que correspondió en suerte a David Fandila “El Fandi” siendo premiado con la vuelta al ruedo.

Andy Cartagena sorteó un primer toro con poco fuelle, y apenas sin transmisión. Ya con el primer rejón de castigo, en gran manera, el animal acusó durante toda la lidia la fea colocación del hierro. El animal finalmente y en los últimos pasajes de la lidia, se vendría a menos, pero antes el rejoneador había dejado buenos pares a la grupa que instrumentó con gran limpieza y así como la estocada final que resultó letal de necesidad. Es premiado con una oreja.

Con su segundo toro de su lote, Andy brilló a gran nivel clavando muy buenos pares de banderillas con “Maravilla”. Antes había parado de forma prodigiosa al toro con “Cuco”, y donde tras cambiar a “Fandi” demostró que es uno de los mejores caballos que cabalgan de costado en la actualidad. Siguió toreando con buen sentido de las distancias y sobre todo los tiempos empleados durante la lidia. El público captó rápidamente la entrega del rejoneador, y tras una buena estocada, consiguió cortar las dos orejas del animal.

Saltó al ruedo segoviano el primero de la tarde para la lidia a pie ordinaria que correspondió a Manuel DíazEl Cordobés”. De bellas hechuras, “muy en Núñez” salió algo parado, emplazado y frío muy típico este encaste. Manuel se mostró muy dispuesto desde los primeros lances de capote, justo después de que fuera parado por los miembros de su cuadrilla. El animal acusó un punto de falta de fuerza, en parte debido a la voltereta que se dió en el tercio de banderillas. Con todo ello, tras una faena a base de darle esa confianza que necesitaba el animal, va trazando muletazos a media altura, consigue que el toro aguante varias tandas con el toreo clásico de su repertorio personal, y junto a una técnica prodigiosa para alargar las embestidas del animal. Finalmente con el público en el bolsillo, recetó una buena estocada y se le concedió las dos orejas del animal.

Con el quinto de la tarde, volvió a realizar una faena típica de la casa. Gran personalidad con el capote, consiguió instrumentar lances por delantales de bella factura. Cumpliendo en el caballo y tras ser banderilleado, arrancó Manuel muy entregado desde el primero momento. Faena muy cordobesista, que rapidamente caló en el tendido, y con un torero  totalmente entregado a un público generoso. Mata de estocada y es premiado con dos orejas.

Se despedía Francisco Rivera “Paquirri” de la plaza de Segovia. Salto al ruedo el segundo de la tarde, el cual es recibido por Francisco con buen toreo de capote. Una vez cumplido en el caballo y tras ser banderilleado por el torero, comienza con muletazos por abajo. El toro se muestra un punto reservón donde el torero intentó sacar agua de un pozo seco, en una labor casi imposible. Faena de silencio como premio final.

Con el último toro, tan frío de salida como la mayoría de sus hermanos, es recibido por Paquirri totalmente pegado a las tablas. Es banderilleado por el torero. Arranca la faena, siempre basada en la paciencia, donde logra obtener bellos y buenos muletazos por ambos pitones a un gran toro que hacía recordar por hechuras a su hermano del año pasado. Gran toro este Dormidillo nº 314.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta