Llegaron los cárdenos de Escolar entre los que destacaron en 2º y 6º lugar. 

 Plaza de toros de Las Ventas,(Madrid)  Vigésima novena corrida de la Feria de San Isidro. Más de 15.528 espectadores.

Toros de José Escolar, bien de presentación y de juego variado.

Rafael Rubio “Rafaelillo”, de nazareno y oro. Silencio en ambos

Fernando Robleño, de rioja y azabache. Saludos y Silencio

Luis Bolívar, de azul marino y oro. Siencio y ovacion

Al primero de la tarde lo lanceó Rafaelillo a la verónica. Buen inicio de faena con doblones y exigiéndole. Primera tanda ligada por el derecho pero luego le echó el ojo y desató su genio contra el murciano. Pinchó en dos ocasiones antes de una entera. El cuarto humillaba con corto recorrido y no salía de la muleta por lo que le complicó la faena a Rafaelillo que abrevió. Pinchazo y entera caída.

Fernando Robleño le sacó todo y más al segundo de la tarde. Había que ponerle mando y se lo puso con decisión. Dejó muletazos profundos por ambos pitones destacando las últimas tandas de la faena ante un Escolar con fondo. La estocada cayó delantera y saludó ovación. El quinto resultó más correoso y solo metía la cara para los adentros. Esfuerzo sin recompensa del madrileño. 

Ante el tercero de la tarde Luis Bolívar dejó naturales destacados pero faltó ligazón y no cogió fuerza. El sexto fue el toro de la tarde. Entró hasta cuatro veces al caballo con distancia. Se desmonteraron en banderillas Miguel Martín y Fernando Sánchez. El público estaba metido en faena, silencio absoluto. Bolívar encontró el buen pitón izquierdo y rugió Madrid con dos naturales. Siguió por ese pitón pero faltó continuidad y se diluyó. Entró a matar o morir tirándose entre pitones y dejó una entera que necesitó del descabello.  

FOTOS VÍCTOR LUENGO

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here