André Lagravere, y José María Hermosillo, oreja por coleta

Tarde importante se vivió en la segunda novillada de la temporada de “Soñadores de Gloria” en la que compartieron el triunfo los novilleros André Lagravere, y José María Hermosillo, con el corte de una oreja por coleta. José María Pastor perdió la posibilidad de tocar pelo por las fallas con el acero. En este domingo de toros se lidió una novillada de buen juego de la ganadería de Santo Tomás, destacando dos novillos que fueron premiados con el arrastre lento, por lo que el ganadero Sergio Hernández Cosío, tras la petición del respetable, dio una vuelta al ruedo al término del festejo.

“Curioso”, de 406 kilos, primero de la tarde de Santo Tomás para André Lagravere “El Galo”, que tuvo variedad en el saludo capotero, dejando también la vistosidad en el Segundo Tercio, invitando a banderillear al novillero José María Pastor. El novillero yucateco logró construir una faena con pasajes de calidad por ambos pitones, aprovechando la potabilidad que tuvo el novillo de Santo Tomás al que le corrió la mano con muletazos largos y de buena manufactura. Tras una buena estocada, cortó una oreja. Con su segundo las opciones fueron pocas, estando firme y voluntarioso para ser silenciado.

José María Pastor con el segundo de la tarde, de nombre “Brunito”, de recreó por cadenciosas verónicas, dejando después un vistoso quite por chicuelinas. Cubrió el Tercio de Banderillas, invitando a su compañero de cartel, André Lagravere, luciendo ambos toreros. Buena labor construyó Pastor que encontró a un ejemplar con nobleza y calidad al que le ligó series con temple y ritmo, dejando en daro su evolución. Las fallas con el acero le privaron de la posibilidad de que tocara pelo, saludando con fuerza en el tercio. Palmas al novillo en el arrastre. “Bailador”, tercero de la tarde, para José María Hermosillo, que cuajó una faena de gran calidad ante un buen novillo de Santo Toribio. Hermosillo mostró claridad, evolución, y clase, corriendo la mano con temple y mando “Bailador”, que tuvo nobleza, humillando en el engaño del joven hidrocálido que hoy se apunta como una de las cartas más firmes de la baraja novilleril mexicana. Toreó con reposo oreó con reposo, con naturales de nota, logrando la emoción del respetable que le reconoció su buen momento. Una oreja de peso y el arrastre lento al novillo de Santo Tomás.

“Callejito”, de 389 kilos, el quinto del festejo tocó a José María Pastor que secundó lo hecho von su primero pues volvió a encontrarse con un novillo con movilidad y nobleza, que humilló y tuvo recorrido, acudiendo a la muleta firme y con mando del de Aguascalientes; el de Aguascalientes se fue de vacío debido a las fallas con la espada.

Con el cierra plaza, “Parejita”, José María Hermosillo volvió a encontrar la miel con un novillo de gran calidad que se empleó con clase en su muleta, corriendo la mano con suavidad, temple y mando, dejando series por naturales que fueron coreadas con olés profundos por parte de la afición capitalina que ha sido testigo del crecimiento del novillero en este ruedo. La salida a hombros no llegó para Hermosillo que falló en la Suerte Suprema, quedado su actuación en merecedlas palmas.

“Parejita”, fue premiado con arrastre lento.

Escasa entrada, seis novillos de Santo Tomás correctos de presentación y buenos en general, de los que destacaron 3º y 6º, premiados con arrastre lento.

André Lagravere “El Galo”: Oreja y Silencio.
José María Pastor: Silencio en su lote.
José María Hermosillo: Oreja y Palmas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here