“Alquimia y Oro” revoluciona el toreo ¿Cómo se hizo?

0
1393

Primera entrega del making off de la campaña “Alquimia y Oro” Hablan los protagonistas

La primera entrega del making off de la campaña Alquimia y Oro para la próxima Feria del Pilar 2016 la protagonizan los diestros Juan José Padilla, Alberto López Simón, Ginés Marín, David Mora, José Garrido y Rafael Rubio “Rafaelillo”.

Durante las sesiones de producción, los toreros explican en primera persona sus impresiones al verse fotografiados con una técnica del siglo XIX. Muchos de ellos, acostumbrados a sesiones fotográficas en las que se disparan decenas y decenas de fotos con cámaras digitales, se ven sorprendidos al verse retratados con la máxima pureza y autenticidad de la fotografía realizada en esta ocasión por el artista Joserra Lozano.

De esta forma, los protagonistas se ven fascinados al ver como la campaña guarda un paralelismo perfectamente definido con los valores de la Tauromaquia y con la liturgia y la historia del toreo.

DESCUBRE LA TÉCNICA DEL COLODIÓN HÚMEDO

El colodión húmedo o wetplate es una técnica muy complicada de llevar a acabo. Pocos fotógrafos la usan, ( En España no superarán la docena, conociendo tan solo a 4 actuales) por la complejidad en el desarrollo de las fórmulas químicas, y el propio proceso de elaboración de las placas.

El colodión húmedo es un procedimiento fotográfico creado en el año 1851 por Gustave Le Gray, que fue el primero en indicar un procedimiento con este compuesto, consiguiendo imágenes mediante el revelado con sulfato de protóxido de hierro. Frederick Scott Archer publicó ese mismo año, en Inglaterra, un estudio de tal agente que supuso un gran avance en el desarrollo de la fotografía. El método supone la utilización del colodión, una especie de barniz que se vierte líquido a las placas. El colodión se sensibilizaba en nitrato de plata. Las placas de vidrio tenían que estar muy limpias, para poder obtener imágenes nítidas y sin manchas.

Se llama colodión húmedo porque la placa ha de permanecer húmeda durante todo el procedimiento de toma y revelado de las imágenes. Esto suponía que los fotógrafos tenían que llevar consigo el laboratorio fotográfico a fin de preparar la placa antes de la toma y proceder a revelarla inmediatamente. Se generalizó así el uso de tiendas de campaña y carromatos reconvertidos en laboratorios para los fotógrafos que trabajaban en el exterior. Otro de los inconvenientes de este método era el de la fragilidad de las placas de vidrio empleadas como soporte, que a veces acababan rayadas o rotas, posteriormente.

Con el empleo de este procedimiento se consiguió reducir el tiempo de exposición a unos segundos, lo cual provocó una disminución de los costes. Otra de las grandes ventajas era la estabilidad de la emulsión empleada.

Su generalización motivó el abandono del empleo de otros procedimientos como el daguerrotipo (que no permitía tirar copias), o el calotipo (que presentaba menor nitidez).

No hay comentarios

Dejar respuesta