Cali (Colombia). Domingo 31 de diciembre de 2017. Último festejo de la Feria del Señor de los Cristales.

Toros de la ganadería de Juan Bernardo Caicedo

Sebastián Castella, dos orejas y dos orejas 

Luis Bolívar, dos orejas y saludos desde el tercio

Roca Rey, vuelta tras petición y dos orejas. 

Tarde histórica en Cañaveralejo. Los tres toreros se repartieron ocho orejas ante un gran encierro de Juan Bernardo Caicedo.

Después de varias tardes grises, Cañaveralejo encontró la luz. Seis toros de Juan Bernardo Caicedo, intimidantes y con bravura, precipitaron una corrida para la historia de la plaza que ha cumplido 60 años. Y tres toreros que salieron al ruedo a no dejarse ganar la pelea, y que con su casta y valor tuvieron como premio el pasaporte para atravesar la puerta grande tras repartirse ocho orejas. Y eso que por algunos fallos con la espada el resultado podría ser histórico.

Sebastián Castella, ídolo de la afición de Cali, fue el que dio el primer golpe. Le bastó el primero de la tarde para poner a delirar a un público que siempre le ha querido. Se enfrentó a Enamorado, un toro que con sus embestidas provocó el romance en la plaza. El torero francés se cansó de pasárselo alrededor de su cuerpo hasta enloquecer los tendidos, y la pasión se desbordó a tal punto que la presidencia concedió los dos trofeos y la vuelta al ruedo para el toro en el arrastre. Ni el más optimista pensaba que la tarde sería tan redonda.

El turno fue para el colombiano Luis Bolívar a quien poco le gustó que un foráneo se fuera en ventaja en su propia casa. Brindó la faena a sus paisanos y le pegó pases de todas las facturas a Barba Azul. Apenas era el segundo de la tarde y la plaza era un clamor. Las dos orejas fueron el premio con el que hizo respetar su feudo.

Pero si Bolívar salió picado con el triunfo de Castella, Roca Rey salió a y tragarse el mundo después de que sus compañeros aseguraron la puerta grande. Y los que ganaron fueron los aficionados, pues si ya sabían del temerario valor del torero peruano, jamás se imaginaron lo que verían a continuación.

Roca Rey ya había saludado a Distinguido, tercero de la tarde, con tres largas cambiadas de rodillas con el capote, y si eso no era suficiente, se tiró de rodillas con la muleta, un muletazo por alto, y luego un cambiado por la espalda de rodillas. Si alguien lo había visto que levante la mano. Y si alguien no lo alcanzó a ver, el torero peruano repitió la dosis hasta en dos oportunidades más. Cuando Roca Rey se levantó de la arena la plaza, la tenía rendida a sus pies. Lo que siguió fueron minutos de toreo intenso, finalizados con un desplante también temerario, cuando el torero se despojó de espada y muleta y lo desafió a cuerpo limpio. Faena para Señor de los Cristales, pero la espada redujo el clamor a una vuelta al ruedo.

Castella, sin embargo, no admitía empates en el marcador. Y ante el cuarto, Jilguerillo de nombre, volvió a dar muestras de toda su capacidad. Esa que hipnotiza a los toros y los hace perseguir la muleta. Los oles que se escuchaban en la plaza eran atronadores, y las dos orejas fueron el premio a un torero que salió a reconquistar a Cali, su eterno amor. Otras dos orejas.

A Bolívar no tuvo otra salida que irse a la puerta de chiqueros para recibir al quinto. Se arrodilló frente a la puerta de los sustos y al que asustó fue al público con una larga cambiada de rodillas. No desperdició de alegrar al público con un quite con el capote y brindó su faena a un maestro de Cali, el torero Enrique Calvo El Cali. Su faena ante Sabihondillo fue emotiva, no solo por las encastadas embestidas del animal, sino por la capacidad del colombiano que le pegó pases de todas las facturas. Interpretó la suerte suprema con la difícil suerte de recibir pero no atinó, y la espada le privó de pasear más trofeos.

Tesorero, sexto de la tarde, era la última carta de Roca Rey. Su faena no tuvo la dimensión de la primera, pero tuvo los méritos suficientes para que el público lo premiara con la salida a hombros. Y hasta la banda de músicos le dedicó un solo de trompeta para animar su faena. Las dos orejas que merecía en el tercero las consiguió el en último, cuando el público obligó al ganadero Juan Bernardo Caicedo a dar una vuelta al ruedo. La feria de los 60 años terminó por todo lo alto, tres toreros que abrieron la puerta grande y una afición que salió toreando por los tendidos.

Cali, plaza de toros de Cañaveralejo
Sexta Corrida

Se lidiaron toros de Juan Bernardo Caicedo. Enamorado, número 835 y con 494 kilos, lidiado en primer lugar, fue premiado la vuelta al ruedo en el arrastre. El ganadero dio la vuelta al ruedo y salió de hombros.

Sebastián Castella: dos orejas y dos orejas
Luis Bolívar: dos orejas y saludo desde el tercio tras aviso
Roca Rey: Vuelta al ruedo y dos orejas

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.